Contenido principal del artículo

Carlos Ernesto Noguera Ramírez
Universidad Pedagógica Nacional
Colombia
https://orcid.org/0000-0001-9848-0724
Vol. 32 Núm. 2 (2020), Monográfico, Páginas 37-50
DOI: https://doi.org/10.14201/teri.22485
Cómo citar

Resumen

El presente escrito constituye una respuesta al Manfiesto por una Pedagogía Post-crítca de Hodgson, Vlieghe y Zamojski. Parte del reconocimiento de puntos de coincidencia con los trabajos que algunos autores latinoamericanos han desarrollado al respecto, pero señala que el Manifiesto no consigue identificar el problema central de las pedagogías críticas. En esta dirección, el texto argumenta que el problema central de esas tendencias consiste en que su concepción de poder está circunscrita a lo que Foucault denominó las hipótesis bélica y represiva del poder. Tal forma de entender el poder, como confrontación o represión, hace que la educación se conciba como una acción política y, de esta manera, se invisibiliza su carácter fundamentalmente antropológico, o en términos de Sloterdijk, antropotécnico. Una de las consecuencias más significativas de este hecho es que la educación y la pedagogía viene sufriendo un proceso de politización frente al cual es necesaria y urgente una «crítica» de las «tendencias críticas» que se sustente en el horizonte conceptual de la pedagogía, y cuyo efecto sea su actualización y reconceptualización. Tal ejercicio permitiría producir nuevas herramientas que ayuden a comprender el funcionamiento de la educación como proyecto de la modernidad. La crítica de las tendencias críticas se plantea desde los conceptos de gobierno (Foucault) y antropotécnicas (Sloterdijk) que aplicados al análisis de la constitución del concepto moderno de educación llevan a proponer, siguiendo los análisis de Antelo y Serra, una pedagogía sin atributos, es decir, ni crítica ni post-crítica.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo

Citas

Bennett, S., Maton, K., & Kervin, L. (2008). The ‘digital natives’ debate: A critical review of the evidence. British journal of educational technology, 39(5), 775-786.

Boarini, R., Comola, M., Smith, C., Manchin, R., & De Keulenaer, F. (2012). What Makes for a Better Life?.

Cuñado, J., & de Gracia, F. P. (2012). Does education affect happiness? Evidence for Spain. Social indicators research, 108(1), 185-196.

Dufura, M. J., Parcel, T. L., & Troutman, K. P. (2013). Does capital at home matter more than capital at school? Social capital effects on academic achievement. Research in Social Stratification and Mobility, 31, 1–21

Joiner, R., Gavin, J., Brosnan, M., Cromby, J., Gregory, H., Guiller, J., ... & Moon, A. (2013). Comparing first and second generation digital natives' Internet use, Internet anxiety, and Internet identification. Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking, 16(7), 549-552.

García-Aracil, A., Monteiro, S., & Almeida, L. S. (2018). Students’ perceptions of their preparedness for transition to work after graduation. Active Learning in Higher Education, 1469787418791026.

McGowan, M. A., & Andrews, D. (2015). Labour market mismatch and labour productivity.

OECD- Organisation for Economic Co-operation and Development (2013), How’s Life? Measuring well-being, OECD Publishing, Paris,

OECD- Organisation for Economic Co-operation and Development 2012 PISA- How Students' Use of Computers has Evolved in Recent Years

OECD- Organisation for Economic Co-operation and Development (2016) Education at Glance 2016

OECD- Organisation for Economic Co-operation and Development (2015a) Does having digital skill really pay off?

OECD- Organisation for Economic Co-operation and Development (2013). Skills Outlook 2013: First Results from the Survey of Adult Skills.” Programme for the International Assessment of Adult Competencies (PIAAC).

OECD- Organisation for Economic Co-operation and Development PISA 2015 Results - Volume II. Policies and Practices for Successful Schools.