Contenido principal del artículo

Virginia Guichot Reina
Universidad de Sevilla
España
Biografía
Vol. 25 Núm. 2 (2013), Artículos, Páginas 25-47
DOI: https://doi.org/10.14201/11572
Aceptado: feb 27, 2014
Derechos de autor Cómo citar

Resumen

En los últimos años del siglo XX ha empezado a revitalizarse la ética de las virtudes al hilo de dos teorías ético-políticas que se proponen como alternativa al liberalismo dominante: el comunitarismo y el republicanismo. Las virtudes democráticas o cívico-políticas responden a la demanda y al compromiso de los ciudadanos por establecer un espacio público, ligado a la defensa del bien común, como constitutivo de la libertad de todos. Entre estas virtudes democráticas destacamos la de ser capaz de participar de forma reflexiva, crítica y dialogante. La participación es una de esas virtudes esenciales para la convivencia y buen hacer de sociedades multiculturales y pluralistas como son las actuales. A ella dedicamos nuestro trabajo, comenzando por dilucidar qué sentido ha de adquirir en nuestros días para responder a los retos del presente, y, más tarde, proponiendo algunas pautas acerca de cómo debería plantearse la formación en esta virtud, considerándola imprescindible para una auténtica educación emancipadora del individuo.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo