Volver a los detalles del artículo El melancólico y el colérico: dos tipos de intelectualidad moral Descargar Descargar PDF