Volver a los detalles del artículo ¿Animal político y animal disperso? La identidad del hombre aristotélico Descargar Descargar PDF