Contenido principal del artículo

Bernardo Gargallo López
Universidad de Valencia
Vol. 13 Núm. 2 (2012): Robótica educativa, Sección especial, Páginas 246-272
DOI: https://doi.org/10.14201/eks.9008
Aceptado: jul 12, 2012

Resumen

Nuevos tiempos precisan de nuevos aprendices. En una escuela inmersa en la sociedad de la información, que queremos que sea del conocimiento, hace falta desarrollar nuevas actitudes y habilidades para el aprendizaje. El estudiante ha de aprender a desarrollar su autonomía y responsabilidad en un mundo abierto en que hay sobreabundancia de información y estímulos. Para ello hace falta que el estudiante llegue a ser “aprendiz estratégico”, una persona autónoma que quiere aprender para crecer, para sí y para los demás, teniendo como referente los valores, alguien que aprende a movilizar, observar, evaluar, planificar y controlar sus propios procesos de aprendizaje. Estamos hablando de aprendizaje autorregulado, de “aprender a aprender” Y, si bien es cierto que la escuela ha perdido su papel clave en la transmisión de la información, también lo es que se constituye en el espacio privilegiado para enseñar a aprender a aprender. La autorregulación, el pensamiento crítico, el compromiso cívico, etc. han de asentarse en la escuela para continuar creciendo luego, y se pueden y deben trabajar desde edades tempranas. En este trabajo presentamos claves para el desarrollo del aprendizaje estratégico en el sistema educativo.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo