Volver a los detalles del artículo Francisco Sánchez: ¿Escéptico académico o pirrónico? Descargar Descargar PDF