Contenido principal del artículo

Deyvis Deniz Machín
Universidad Simón Bolívar
Venezuela, República Bolivariana de
Biografía
Vol. 14 (2012), Artículos, Páginas 145-164
DOI: https://doi.org/10.14201/11684
Aceptado: mar 17, 2014
Cómo citar

Resumen

A través del concepto de apropiación de sí (oijkeivwsi~) el estoicismo atisbó la elaboración de un concepto de conciencia de sí (suneivdhsi~Ésunaivsqhsi~) inédito hasta entonces en la tradición clásica. Ambos conceptos hallan sus basamentos en consideraciones onto-epistémicas que tienen en la percepción (ai[sqhsi~) o, más precisamente, en la facultad aisthética (aijsqhtikh; duvnami~), su génesis así como su permanente y recíproca articulación. En tal sentido, en la obra Elementa Moralia (PBer. Inv. 9780v) del filósofo estoico Hierocles se expone detalladamente cómo, en qué momento y bajo qué circunstancias todo animal posee continua e ininterrumpida conciencia sensible de sí desde el mismo momento en que nace. Por ello, y para poder plasmar una noción de conciencia gestada, articulada y anclada en la percepción, Hierocles recurrió al término sunaivsqhsi~ en lugar de emplear el tradicional término suneivdhsi~. Su planteamiento, en consecuencia, se centra en señalar que el sujeto percipiente al percibir algo simultáneamente se co-percibe con el objeto perceptible y a partir de ahí establece los límites corpóreo-espaciales de su constitución.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo