Contenido principal del artículo

Beatriz Vera Poseck
Universidad Complutense de Madrid
España
Vol. 3 Núm. 2 (2007), Originales, Páginas 57-67
Cómo citar

Resumen

Las instituciones mentales han sido siempre un escenario predilecto del cine, en el que han aparecido asociadas, casi invariablemente, a una visión muy negativa y pesimista. Paradigma de ello es el hecho de que el cine de terror las haya utilizado con frecuencia como lugares endemoniados y poseídos por terribles fuerzas ocultas.   La visión que el cine ha dado de las instituciones mentales ha influido sin duda en la percepción que la sociedad tiene de estos lugares, que son considerados como centros de reclusión en los que no sólo no se cura al paciente sino que se intenta dañarlo y alienarlo. Si bien es cierto que durante siglos ésta fue la realidad de los hospitales psiquiátricos, también lo es que desde hace muchas décadas la situación ha cambiado radicalmente. El cine, sin embargo, continúa ofreciendo la imagen que tenían los manicomios hace ya un siglo.   En este artículo se ofrece un recorrido por la realidad de la institución mental paralelo a un recorrido por cómo los realizadores cinematográficos de todos los tiempos han utilizado la institución mental como base de su trabajo.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo