Contenido principal del artículo

Daniel Guerra Sesma
Universidad de Sevilla
España
Vol. 34 (2016): España y la Unión Europea. A los treinta años del reencuentro tras la dictadura, Varia, Páginas 269-300
Aceptado: abr 30, 2017
Cómo citar

Resumen

En el segundo año de la guerra civil española, con el avance de las tropas franquistas por el Norte, la región de Asturias quedó aislada. Con la capital, Oviedo, ocupada por los insurgentes, los partidos republicanos decidieron mantener la lucha hasta el final. Sin embargo, la incomunicación con el Gobierno de la República provocó una situación de separación de hecho que, con la creación del Consejo Soberano, se convirtió en situación de derecho. No todos los partidos de izquierda compartieron la decisión, pues querían mantener la relación, por difícil que fuera, con el Gobierno central. Históricamente la relación entre la izquierda y la cuestión de las nacionalidades ha sido conflictiva y diversa, entre el internacionalismo teórico y la realidad de algunos hechos nacionales claramente manifestados. Este es el caso de un movimiento cantonal y separatista no protagonizado por un partido nacionalista, sino precisamente por unas izquierdas que invocaban la solidaridad internacional con su lucha. Las condiciones geográficas de la región asturiana y la marcha de la guerra contribuyeron decisivamente a que se produjera ese hecho.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo