Volver a los detalles del artículo El decreto de Mytilene y Tarraco. Una nota Descargar Descargar PDF