Volver a los detalles del artículo Tú a Harvard y yo a Princenton. De la depresión a la esquizofrenia