Contenido principal del artículo

Laura María Moratal Ibáñez
Universidad de Buenos Aires
Argentina
Alberto Carli
Universidad de Buenos Aires
Argentina
Beatriz Kennel
Universidad de Buenos Aires
Argentina
Vol. 2 Núm. 2 (2006), Foro de los editores, Páginas 66-73
Cómo citar

Resumen

El mal de Chagas es una enfermedad transmitida por un parásito a través de la picadura de un insecto o por sangre infectada. Existen en el mundo alrededor de 20.000.000 de personas con esta infección y se considera que hay 100.000.000 de personas en situación de riesgo por vivir en regiones donde el parásito es endémico. A pesar de estas cifras, pertenece al grupo de las llamadas “enfermedades olvidadas” por el poco interés de la industria farmacéutica en su investigación y en el desarrollo de nuevos productos para su tratamiento.

La causa de este olvido puede intuirse observando el mapa de la localización de esta enfermedad que se corresponde exactamente con el mapa de la pobreza en América. Esta coexistencia es debida al hábito del insecto transmisor de vivir en los techos de paja y en las grietas de las paredes de las viviendas precarias. Eso significa que una forma de erradicarlo podría ser a través de la destrucción de su hábitat, quemando esas construcciones y reemplazándolas por viviendas dignas y habitables, de allí deriva la idea del título del filme Casas de Fuego.

Esta película muestra cómo después de conocer las investigaciones de Carlos Chagas en Brasil, el médico argentino Salvador Mazza inicia sus investigaciones intentando completar el cuadro de esta enfermedad y además plasma la denodada lucha de un “sanitarista” interesado en salvar la vida de gente anónima y sin cultura para poder conseguir los subsidios y apoyos necesarios de una sociedad política hipócrita y una comunidad científica poco interesada.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo