Contenido principal del artículo

Yvan Lissorgues
Université de Toulouse-le Mirail
Francia
Vol. 11 (2010), Artículos, Páginas 141-152
Cómo citar

Resumen

A partir de una juvenil y exaltada «Oda a Jovellanos» (1875), el ilustrado gijonés sigue siendo para Clarín a lo largo de toda su vida una referencia intelectual y moral. La inauguración en Gijón en 1891 de la estatua de Jovellanos y la conmemoración, tres años después, del centenario del Instituto fundado por el prócer gijonés, dan lugar a dos sentidos artículos, en los que Clarín declara su afecto personal y su deseo de escribir una obra sobre el asturianismo. Frente a la «crisis de fin de siglo», recuerda los esfuerzos del reformista del siglo pasado para hacer «las Indias en casa», imperativo ya dramáticamente insoslayable para una posible regeneración. El grande hombre es uno de los «héroes» del cuento «Tirso de Molina», cuyo tema es la posteridad de los «nombres ilustres».

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo