Contenido principal del artículo

Máximo García Fernández
Universidad de Valladolid
España
Biografía
Vol. 9 (2008), Artículos, Páginas 119-151
Aceptado: jun 1, 2010
Cómo citar

Resumen

Alentada por los nuevos valores ilustrados, se alimentaba otra «cultura de las apariencias», expresada claramente en el vestido. Así, la exteriorización económica y social del atuendo llegó a ser, finalmente, escenario de lucha ideológica. ¿La evolución mental, socioeconómica y política urbana castellana durante el XVIII se adecuaba al devenir europeo o se produjeron todas esas transformaciones en la demanda y la cultura material con retraso, limitadas sociológicamente y con numerosas fluctuaciones que mostraban más permanencias tradicionales que modernidad? ¿El modelo español de aquellos cambios se ajustaba al incremento del consumo nobiliario inglés, seguía el romano o parisino o cabría compararlo con el burgués lisboeta? Cambios y permanencias. Muy diferentes cuando analizamos los enseres de los privilegiados o los de la mayoría de la población, y las imágenes que ofrecen. El lento crecimiento de los sectores intermedios urbanos en el interior peninsular retardaba la difusión de una nueva civilización material más consumista, lo que forzosamente entorpecía la relación entre ampliación de la demanda y nacimiento del individualismo. Su peculiaridad se vinculaba a la lentitud de su transformación, sólo asentada hacia 1830.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo