Contenido principal del artículo

Mauricio Merino Huerta
CIDE
México
Biografía
Vol. 33 (2003): México, Artículos Monográficos, Páginas 63-72
DOI: https://doi.org/10.14201/alh.7318
Aceptado: oct 4, 2010
Derechos de autor Cómo citar

Resumen

Los resultados de las elecciones federales del 2 de julio de 2000 en México despertaron nuevas interrogantes para los interesados en el tema de las transiciones. En contraste con las experiencias en América del Sur, Europa del Este o la Europa mediterránea –que han generado ya una amplia literatura–, los cambios políticos en México no son fácilmente asimilables a los marcos teóricos ya construidos. Este trabajo pretende contrastar el modelo ideal de transición y la verdadera transición mexicana. El argumento se centra en tres diferencias: en lugar de ser una transición pactada –como sugiere el modelo teórico–, la mexicana ha sido, por llamarla de alguna manera, una transición votada; además, no ha habido –como sí lo hubo en otros casos– una ruptura con el régimen anterior, por el contrario, el mexicano ha sido un cambio basado en la apertura gradual y continua, no en el rompimiento; por último, en vez de una transformación de las reglas del juego, lo que hemos presenciado ha sido la recuperación de instituciones formales más que el diseño de nuevas.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo