Contenido principal del artículo

  • George Gray Molina
George Gray Molina
Vol. 43 (2006): Bolivia 2005 ¿Una nueva revolución democrática?, Artículos Monográficos
DOI: https://doi.org/10.14201/alh.2472
Cómo citar

Resumen

RESUMEN: El 1º de mayo de 2006, el gobierno del presidente boliviano Evo Morales promulgó un decreto de nacionalización de los hidrocarburos que, en escuetos 9 artículos, abrió un nuevo ciclo de participación estatal en la economía boliviana. Si bien muchas de las reacciones iniciales a dicho decreto se circunscribieron a las virtudes o riesgos del acto nacionalizador, pocos análisis dan cuenta del impacto de largo plazo de este proceso. Más allá del debate coyuntural sobre el rol del Estado en la economía, parece ser de importancia evaluar qué significa el mayor peso de la «economía del gas» desde una perspectiva histórica. Este artículo describe la emergencia de una nueva «economía más allá del gas» que articula a exportadores de joyas, textiles, cueros, madera y agricultura orgánica con miles de actores de la economía popular urbana y rural. Esta nueva economía de base ancha tiene el potencial de generar empleo, redistribuir ingreso y construir una nueva base productiva para clases medias emergentes en áreas urbanas. Tender un puente entre la «economía del gas» y la nueva «economía más allá del gas» es el reto central de la presente coyuntura.ABSTRACT: On May 1 of 2006, the President of Bolivia Evo Morales passed a decree to nationalise hydrocarbons which, in nine brief clauses, inaugurated a new cycle of State participation in the economy. The initial reactions tended to be concerned with the merits and risks of nationalisation itself, but few analyses have considered the long term impact of this process. Beyond the conjunctural debate on the role of the State in the economy, it seems relevant to assess the implications of a «gas led economy» from a historical perspective. The article examines the prospects of an economic model «beyond the gas», which includes exports of jewellery, textiles, leather goods, timber, and organic produce, with the participation of actors from the urban and rural sectors. This economy structured around a broader productive base has the potential to generate employment, redistribute income and establish a new productive base for the emerging middle class in the urban areas. The principle challenge at present is building a bridge between a «gas economy» and a new «economy beyond the gas».

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo