Contenido principal del artículo

  • Joaquín Gonzalez Echegaray
Joaquín Gonzalez Echegaray
Vol. 30 (1979): Vol. 30-31 (1979-1980), Varia
Cómo citar

Resumen

La existencia comprobada de distintas «faciès» dentro del Musteriense, ampliamente estudiada por F. Bordes, ha sido, como se sabe, objeto de discusión en lo que se refiere a su interpretación y a las causas determinantes de sus diferencias. El tema puede ser enfocado desde dos puntos de vista bien distintos. Para Bordes (1959, 1972 et alibi) las diferencias entre las cuatro o cinco faciès del Musteriense, que aparecen interestratificadas en varios yacimientos, se deberían a la existencia de distintos grupos humanos con sus peculiares tradiciones culturales, que en un régimen de nomadismo moderado habrían visitado alternativamente los yacimientos, estableciéndose temporalmente en ellos. Para la llamada «Escuela americana», con Freeman (1966, 1973 et alibi) y Binford (1966 y 1972) principalmente, tales diferencias se deberían más bien a un condicionamiento de los mismos grupos al medio ambiente, de acuerdo con actividades específicas distintas y frecuentemente de carácter estacional.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo