SITIO WEB: https://revistas.usal.es/index.php/1130-3743/index

RECENSIÓN

L’Ecuyer, C. (2021). Conversaciones con mi maestra. Dudas y certezas sobre la educación. Espasa, 335 pp.

Utilizar la educación como medio para el logro de fines políticos, económicos y sociales no solo nos ha llevado a una concepción de la educación incompleta, sino que ha hecho más fácil su mercantilización. Cada vez más centros educativos se unen a la moda de vender sus metodologías educativas al amparo de empresas tecnológicas que tratan de sacar beneficio económico de la actividad educativa, presumiendo de su desvinculación de la educación «tradicional» y tratando de vender algo nuevo y prometedor. Una realidad que ha causado desconcierto en muchos profesionales y estudiantes del ámbito pedagógico e incluso padres y madres que tratando de estar a la vanguardia de las «tendencias educativas» se ven condicionados por este nuevo marketing. Esta situación nos ha llevado a una concepción de la educación como ‘medio para’ olvidando que la educación tiene un fin en sí mismo. Para Catherine L’ecuyer, la autora del bestseller Educar en el asombro, este hecho ha dado vía libre a diferentes propuestas y ocurrencias pedagógicas sin fundamento científico y en manos de un grupo de personas a las que poco les importa la pedagogía.

Conversaciones con mi maestra es una obra de ficción no narrativa que saca a la luz esta cuestión que acabamos de señalar, y que resulta de gran transcendencia para la teoría de la educación de nuestro tiempo. La peculiaridad de este libro es que no va dirigida a un público académico, el lugar por excelencia donde hasta el momento se han abordado estas cuestiones, sino que va dirigido más bien a padres, madres y futuros profesionales de la educación que se interesen por comprender de dónde vienen los métodos más difundidos en las escuelas de nuestra sociedad occidental. En este sentido, nos encontramos ante una obra que por su carácter divulgativo acerca a la población general temas tan importantes para la pedagogía actual como el enfrentamiento existente en las últimas décadas entre la teoría y la práctica o la Escuela Nueva y la Educación Tradicional, dos cuestiones presentes a lo largo de todo el libro.

La obra está protagonizada por Matías, un estudiante de magisterio que en ocasiones confronta sus ideas con sus amigos, José, compañero de piso y estudios, Ana, novia de José y maestra de educación infantil, y Casilda, su profesora de Teoría de la Educación ya jubilada.

El manuscrito se divide en 35 capítulos, de los que 21 se centran en las conversaciones, con un marcado carácter socrático, entre Casilda y Matías. En cada uno de los capítulos centrados en el diálogo de alumno y docente se abordan dos o tres cuestiones relacionadas con alguna corriente pedagógica.

A lo largo de los diferentes capítulos, los protagonistas de la obra nos invitan a conocer y valorar principalmente tres cuestiones, a saber, la importancia de conocer el fundamento filosófico e histórico de las metodologías de las que la escuela se nutre en la actualidad, la confrontación actual que existe entre la teoría y la práctica en el mundo educativo y, finalmente, en sus diálogos los protagonistas desmontan mitos educativos que todavía están muy infundidos.

En primer lugar, bajo la premisa de que para entender el presente de la educación, debemos primero comprender su pasado, gran parte del diálogo de los protagonistas se centra en el recorrido histórico y filosófico de las diferentes corrientes educativas, presentándonos sus características e implicaciones más importantes en las propuestas y metodologías educativas que encontramos actualmente en las aulas de los colegios. Para ello, la autora comienza dando vida al diálogo de Matías y Casilda abordando los dos extremos entre los que han oscilado las teorías educativas hasta el momento, el mecanicismo y el indeterminismo. Además, en sus conversaciones, Matías y Casilda se detienen especialmente en las corrientes racionalista e idealista y romántica, para pasar a explicar corrientes, teorías del aprendizaje y enfoques pedagógicos de las últimas décadas como el conductismo y el constructivismo, la Educación Nueva o el aprendizaje cooperativo. A través de los protagonistas de la obra, la autora rescata el concepto de educabilididad, llevando a Matias a concluir que los enfoques pedagógicos modernos, en muchas ocasiones poco tienen de innovadores, pues se nutren de las confluencias entre las diferentes teorías y corrientes del aprendizaje que, hasta el momento, han tratado de fundamentar con evidencia científica cómo, por qué y para qué se produce el aprendizaje.

En segundo lugar, L’Ecuyer ha querido tratar un aspecto de gran relevancia para la pedagogía actual, el enfrentamiento entre Teoría y Práctica en el ámbito educativo. Esta cuestión ha sido tratada desde una forma, a mi juicio, muy acertada a lo largo del manuscrito a través de José, el compañero de Matías, que duda constantemente de la efectividad e incluso necesidad de los planteamientos teóricos en el ámbito educativo, considerando que lo realmente importante es la experiencia del profesor. Un problema que la autora ha conseguido abordar con un lenguaje sencillo y ofreciendo argumentos de peso que sustentan la relevancia de comprender los fines de la educación, pues para poder ir más allá del «cómo», debemos preguntarnos sobre los motivos y fines de la educación, los «para qué» y los «por qué».

Es por ello que la autora considera la importancia de impartir la asignatura de Teoría de la Educación en los grados universitarios, especialmente en magisterio de infantil y primaria, donde cada vez más, se extiende la creencia de que la teoría no sirve para nada, provocando que muchos de los futuros profesionales de la educación deambulen entre diferentes métodos educativos basados en las ocurrencias y no en las evidencias.

En tercer lugar, la autora hace también referencia a corrientes y propuestas emergentes que vienen de la mano de la educación basada en la neurociencia y la educación emocional abordando cuestiones como la sobrestimulación a la que nos someten las pantallas y el peligro de abusar de metodologías de aprendizaje como la flipped classroom, la gamificación y la enseñanza con realidad virtual. Además, se deconstruyen mitos ampliamente extendidos y relacionados con una mala lectura de diferentes estudios sobre neurociencia, la teoría de las inteligencias múltiples y la teoría de la estimulación temprana, así como los peligros que puede conllevar caer en un método que genere una generación de niños hiperestimulados. Finalmente, la autora desmonta las críticas que en los últimos años ha recibido la clase magistral.

En definitiva, nos encontramos ante una obra que trata de responder a preguntas de gran relevancia en el panorama educativo actual, haciéndolo, además, mediante un discurso ameno y sencillo que permita a cualquier lector a comprender la realidad educativa que acontece hoy en nuestras escuelas.

Sin duda alguna, esta obra no solo viene en el momento oportuno, sino que va dirigida a un publico al que hacía falta acercarle estas cuestiones: futuros profesionales de la educación poco familiarizados con la Teoría de la Educación, padres y madres que abrumados por la gran cantidad de diferentes metodologías y ofertas educativas que prometen ser la panacea para el desarrollo y educación de sus progenitores, a la población general que quiera acercarse al mundo de la Pedagogía, o incluso a los políticos.

Finalmente, resulta meritorio destacar la habilidad de la autora de presentar problemas y aspectos educativos de cierta complejidad teórica y filosófica en un lenguaje sencillo y clarificativo para el público general.

Judith Martín Lucas

Universidad de Salamanca