Contenido principal del artículo

  • Ana Isabel Martín Ferreira
Ana Isabel Martín Ferreira
Vol. 5 (1994), Artículos

Resumen

En la segunda mitad del siglo XV y sobre todo en la primera del XVI, la medicina europea escrita en latín asiste a un proceso de renovación e incluso refundación de la terminología médica particularmente llamativo y conocido en el caso de la anatomía, gracias a la obra de Andrés Vesalio, inventor de las denominaciones descritas, dentro de los cauces de la latinitas y desterrador de barbarismos. Siguiendo su estela en buena medida, los médicos filólogos -figura ésta singular y característica del Humanismo renacentista- se dedican con afán a la edición y a la traducción al latín de los clásicos de la medicina griega, liberados de sus intermediarios medievales, especialmente los árabes. Su rica formación en los textos greco-latinos, así como el hito que marcó el «descubrimiento» de Celso, sin olvidar el interés por la obra de Plinio el Viejo, fijaron la pauta a la hora de encontrar alternativas a los barbarismos y arabismos que impregnaban los tratados médicos de sus predecesores inmediatos. Podemos decir que en el léxico médico, Celso y el latín literario en general, incluido el griego como vía de penetración de cultismos, se conviertene en modelos de elegancia frenta a las fuentes medievales que, por el contrario, presentaban una lengua mucho más tecnificada.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo