Contenido principal del artículo

  • Tomás Guillén Vera
Tomás Guillén Vera
Vol. 3 (1990), Estudios
DOI: https://doi.org/10.14201/3664
Cómo citar

Resumen

La lectura de los Nuevos Ensayos sobre el Entendimiento Humano de Leibniz supone el encuentro con una obra de madurez, redactada entre el verano de 1703 y enero de 1704. A estas alturas de su vida, Leibniz tiene plenamente desarrollado su sistema, y, sin embargo, sorprende que esta obra no sea una exposición sistemática de su pensamiento. La sorpresa procede, en primer lugar, de su estructura y articulación, y, en segundo lugar, de la finalidad de su escritura. Los Nuevos Ensayos no transcriben el sistema de Leibniz en su orden estructural, sino siguiendo el orden expositivo del Ensayo sobre el Entendimieto Humano de Locke. Así pues, los Nuevos Ensayos, siguiendo la obra de Locke, además del Prefacio, está dividida en cuatro libros, dedicados respectivamente al estudio del problema de lo innato, las ideas, el lenguaje y el conocimiento. La propia estructura delata claramente lo que en el Prefacio confiesa Leibniz: beneficiarse del trabajo ajeno, y no sólo para disminuir el propio, sino sobre todo para aportar algo a lo ya escrito por aquél, lo cual siempre es más fácil que empezar desde el principio, además de beneficiarse de su reputación; era, según Leibniz, una buena ocasión para publicar algo bajo el título de Nuevos Ensayos sobre el Entendimiento Humano, consiguiendo así una acogida favorable para sus pensamientos, el ponerlos en tan buena compañía.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.

Detalles del artículo