Literatura consolatoria en torno a la muerte del príncipe don Juán

Jacobo SANZ HERMIDA

Resumen


Se lamentaba Juan del Encina haciéndose eco del dolor que asoló a España tras la muerte del príncipe don Juan, primogénito de los Reyes Católicos: «Fortuna nos traxo tal pena penosa/ que ágenos nos hizo de toda holganca./ Secóse la flor de nuestra esperanca,/ gran fruto esperando de planta graciosa:/ nacieron espinas; secóse la rosa;/ secóse la flor; nacieron abrojos;/ nacieron fatigas, nacieron enojos./ Murió nuestro Príncipe, joya preciosa».

Texto completo:

PDF






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.

ESCI Web of Science