Adenocarcinoma polimorfo de paladar blando

María Martín-Bailón, Raquel Yáñez-González, Soledad Suárez-Ortega, María del Mar De Prado-San José

Resumen


Introducción: Los tumores de las glándulas salivales constituyen cerca del 3 % de los tumores de la cabeza y el cuello. Más infrecuentes aún son los tumores epiteliales malignos, que suponen menos del 20% de los tumores de glándulas salivales. En concreto, el adenocarcinoma polimorfo de bajo grado es muy poco frecuente y se presenta casi exclusivamente en zona de glándulas salivales menores.

Caso clínico: Paciente de 89 años que acude a Urgencias por tumoración en paladar blando derecho de meses de evolución, que ha ido creciendo progresivamente y que en los últimos días ha presentado sangrado escaso. A la exploración se observa tumoración excrecente de gran tamaño a nivel de orofaringe derecha que parece implantar en polo superior de amígdala derecha y paladar blando; no tumoraciones cervicales palpables. Se realiza TC de cuello con contraste en el que se observa excrecencia nodular sólida de 22x22 mm que depende de paladar blando y pared lateral derecha de orofaringe, con captación leve y heterogénea del contraste, contornos lobulados y levemente irregulares; no adenopatías cervicales de características patológicas. Se realiza biopsia de la tumoración informada como carcinoma glandular salivar de bajo grado. Se realiza tratamiento quirúrgico consistente en resección intraoral de la tumoración. El estudio histológico de la pieza revela un adenocarcinoma polimorfo infiltrante con áreas de ulceración en superficie, de 2.1x0.8 cm, con márgenes libres. El paciente sigue revisiones periódicas en consulta, sin objetivarse datos de recidiva local ni regional tras 9 meses del diagnóstico.

Discusión: El adenocarcinoma polimorfo de bajo grado fue descrito por primera vez en 1983. Se localiza de forma preferente en el paladar duro o blando. Es más frecuente en adultos entre la sexta y octava década de la vida y predomina en mujeres. Aunque es un tumor de crecimiento lento, puede llegar a erosionar o infiltrar el hueso adyacente. El tratamiento de elección es la resección quirúrgica. Las metástasis a ganglios linfático regionales ocurre en tan solo un 10% de los casos, de modo que no está justificado el vaciamiento cervical salvo que existan adenopatías patológicas en el momento del diagnóstico. El pronóstico es bueno, con tasas de recurrencia del 17-24%.


Palabras clave


Adenocarcinoma; orofaringe; paladar blando; glándulas salivares menores.



Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ESCI Web of Science