Presentación

HC Presentación

Resumen


En 1898, la flota española es destrozada por la de los Estados Unidos de América del Norte y, poco después, el Tratado de París consagra la pérdida de los últimos restos del Imperio: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. La imagen de España como gran potencia se rompe y sobre el país, despertado a la realidad, se extiende la sombra del fracaso histórico. Tal es la interpretación clásica, que acentúa, ante todo, la profunda depresión del espíritu público, manifestada, en términos de Altamira, "por una intensificación del pesimismo nacional. No se creía ya en España, y eran los mismos españoles los que no creían en ella". Había fracasado la nación, culminando de esta forma nuestra decadencia histórica.

Texto completo:

PDF






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.