Funciones profesorales: un estudio factorial

Pedro S. de VICENTE RODRÍGUEZ

Resumen


La preocupación por la «cantidad» ha privado durante mucho tiempo en el ámbito educativo; ha sido considerado esencial por los gobiernos la consecución de una «educación para todos». Sin embargo, el aumento de los costos no ha conllevado una mejora sustancial, una disminución efectiva de la ineficacia de los sistemas tradicionales de enseñanza; de ello dan fe las tasas de abandonos y repeticiones de curso. Esto conduce a considerar que la falta de correspondencia entre el aumento de los recursos destinados a educación y el rendimiento de las instituciones educativas sea un problema de «calidad» más que de «cantidad». De ahí que se hable hoy insistentemente de la mejora de la calidad de la educación. Al tema de la «calidad de la educación» se dedicó en 1981 un seminario organizado por la Escuela Asturiana de estudios Hispánicos. En él, Víctor García Hoz definía la calidad educativa «como el modo de ser de la educación que reúne las características de integridad, coherencia y eficacia»1, entendiendo la eficacia como la denotación de que el fin perseguido ha sido alcanzado, más que como producción de algo material, con lo que es posible hablar en términos de eficacia refiriéndose tanto a lo cuantitativo como a lo cualitativo.

Texto completo:

PDF






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.

Alteridad