La actividad físico-deportiva, una práctica educativa en Mesoamérica

Saúl GARCIA BLANCO

Resumen


Siendo fenómenos genuinos de nuestra época, la educación física y el deporte encuentran sus orígenes en las sociedades más antiguas. Consideradas junto al juego hasta tiempo recientes como actividades triviales, resultan sin embargo imprescindibles si se desea conocer la cultura de las civilizaciones pretéritas; ya que estas acciones excepcionales del comportamiento humano, formaban parte de la vida y costumbres de aquellos pueblos. El presente estudio pretende una aproximación a la cultura mesomamericana, incidiendo en el análisis de uno de sus aspectos menos conocido: el conjunto de actividades de carácter físico y lúdico que los pueblos nahua practicaban cotidianamente. Tanto en el ámbito familiar como en el estatal, existía un elevado interés por parte de los padres y educadores hacia la formación física de sus jóvenes. Los hábitos higiénicos inculcados desde las edades más tempranas, favorecían el desarrollo de un organismo fuerte y sano. Los juegos y juguetes potenciaban el desarrollo armónico de los niños. La de mayores, los mexica gustaban de practicar diversos juegos y deportes, destacando el PATOLLI entre los primeros, y siendo el Juego de Pelota (ULLAMALIZTLI) el deporte nacional de toda Mesoamérica. Los variados ejercicios físico-deportivos impartido en los Telpochcalli y Calmecac, potenciaban la formación de soldados excepcionales; a la vez que este agrupamiento de jóvenes para una vida en común, donde se sometían a un rígido entrenamiento por medio de ejercicios físicos, estableció el paso de la sociedad azteca de primitiva a nacional; claro ejemplo de lo que Ortega y Gasset definió como «el origen deportivo del Estado.

Texto completo:

PDF






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.