La tragedia del jugador íntegro o la razón de la sinrazón

Magdalena AGUINAGA ALFONSO

Resumen


Desde que el loco manchego hiciera inmortal su expresión la razón de la sinrazón.., ya presente en ese quijote en miniatura, que es la novelista de El licenciado Vidriera, muchos locos de su estirpe han hecho realidad esa contradicción. En esta línea situamos una de las primeras novelas de Galdós titulada La sombra —que tiene como protagonista a un loco, el doctor Anselmo— y las que vamos a comparar en nuestro trabajo: La novela de Don Sandalio, jugador de ajedrez de Miguel de Unamuno (Salamanca, 1930) y La defensa de Vladimir Nabokov (Zaschita Luzhina, Slovo, Berlín, 1930), ambas publicadas el mismo año de 1930. Tanto en la novela de Galdós, como en las dos que nos proponemos analizar, podemos hablar de una «retórica de la locura », como tema de estos relatos y simultáneamente de una locura de la retórica » en terminología de Shoshana Felman en Writing and Madness, que causa la dispersión del significado y subvierte el enunciado explícito del texto. Las novelas comparadas en este breve trabajo se articulan con la intención de dramatizar el precario destino de la Verdad en el mundo y la extraordinaria condición anímica del que se atreve a proclamarla y defenderla, al que a menudo se le califica, ridiculiza o condena por insensato y loco. Esta ejemplaridad moral y filosófica se expresa por medio de una retórica de la locura que se va transformando en una locura de la retórica por la dispersión del significado y subversión del enunciado del texto. En definitiva, dicha ejemplaridad se expresa por medio de una estructura novelística genialmente apropiada y —valga la redundancia— ejemplar.

Palabras clave


retórica; locura; ajedrez

Texto completo:

PDF






Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.